Tannhäuser

Leopold Ludwig
Chor und Orchester der Städtischen Oper Berlin
Date/Location
9 December 1949
Theater des Westens Berlin
Recording Type
  live  studio
  live compilation  live and studio
Cast
HermannJosef Greindl
TannhäuserLudwig Suthaus
Wolfram von EschenbachDietrich Fischer-Dieskau
Walther von der VogelweideWerner Liebing
BiterolfHanns-Heinz Nissen
Heinrich der SchreiberErich Zimmermann
Reinmar von ZweterWilhelm Hiller
ElisabethMartha Musial
VenusPaula Buchner
Ein junger HirtAlice Zimmermann
Gallery
Reviews
Filomusica.com

El tenor alemán Ludwig Suthaus (1906-1971) es hoy recordado sobre todo por haber sido Tristán en la famosa grabación de Furtwängler, y en general por otras colaboraciones wagnerianas con el mítico director alemán, como su Siegmund en La Walkiria (en su última grabación en estudio) y su Siegfried en el “Anillo” de la RAI-1953. Su discografía es muy escasa, y de hecho esta toma en vivo que ahora se comenta es la única oportunidad de escucharle un Tannhäuser completo; de hecho, la portada del álbum y las cuatro piezas de “bonus” que se incluyen al final del tercer disco parecen abundar en la idea de que el máximo interés de esta edición, y a quien está dedicada, es a Suthaus.

Quien conozca su Tristán, tendrá el recuerdo de Suthaus como de un cantante “de raza”, una voz de tenor heroico, con algún color baritonal, pero sin haber llegado a debutar como barítono, como sí hicieron colegas suyos como Lauritz Melchior o Ramón Vinay. En el registro agudo era donde pasaba siempre sus mayores apuros (y algo de eso hay aquí, escúchese cómo le falta “fiato” cuando dice por última vez a Venus lo de “O Königin, Göttin”), pero el arrojo, el apasionamiento que le pone este gran artista, compensan sobradamente estos pequeños defectos. Es más, esta grabación puede ser un testimonio casi único de un Tannhäuser completo interpretado por una voz de tenor heroico que no provenga de un barítono reconvertido (como los citados Melchior y Vinay, siendo a este último al que más recuerda), ni de un tenor lírico metido a hacer papeles dramáticos, con mejor o peor fortuna (Windgassen o Seiffert), ni por supuesto de un tenor que no cante el papel en vivo y solamente lo haya hecho para el disco. El otro ejemplo comparable que nos viene a la memoria es el de Hans Beirer con Karajan en Viena-1963, pero se trata de un cantante infinitamente más tosco que Suthaus.

No acaban los atractivos de esta edición en su protagonista, pues en el reparto encontramos a dos intérpretes que triunfarían unos años después en Bayreuth en sus respectivos papeles: Dietrich Fischer-Dieskau como Wolfram, y Josef Greindl como el Landgrave. Si Greindl, siempre gran artista, puede sonar en 1949 aún un poco joven para dar vida al tío de Elisabeth, a Fischer-Dieskau ya es una gozada poder escucharle su poético Wolfram, sin la retórica que empezó a poner a sus interpretaciones a partir de los años 60; Fischer-Dieskau era ya aquí “el barítono del siglo”, y eso que estamos ante una de las primeras grabaciones que se conservan de él, que había debutado apenas dos años antes.

Con estos alicientes, esta grabación podría trascender el mero interés para wagnerianos coleccionistas y llegar a ser recomendable para todo tipo de público que quiera tener un Tannhäuser, si hubiera tenido una Elisabeth mejor que Martha Musial, cuya actuación es calamitosa desde casi cualquier aspecto que se considere: voz desagradable, a menudo gritona, cuesta trabajo entender cómo esta señora pudo haber sido en su día el ídolo del público berlinés, una diva cuya fama trascendía el campo de los aficionados a la ópera. Y tampoco era entonces tan mayor (41 años). Lo que es una lástima, porque el sonido es al menos aceptable para la época (no inferior al de Bayreuth-1954, por decir un ejemplo), y la dirección de Leopold Ludwig en general es solvente, extrayendo un sonido de la Opera Estatal de Berlín no exento de sensualidad ni de acción dramática cuando se requieren; sólo se le podría reprochar un tempo algo errático, porque a veces acelera demasiado (la escena final del primer acto, donde llegan a producirse desajustes entre cantantes y orquesta; o el Himno a Venus que canta Tannhäuser en el torneo de canto del 2º acto, a paso casi de carga de caballería) y por contra otras cae en lo lánguido (la petición de perdón de Tannhäuser, acto seguido de lo anterior). Con todo, no serían estos reparos a la dirección una causa para no recomendar el disco.

El resto del reparto al menos cumple, sin aportar nada especial. Paula Büchner, soprano dramática de cierta fama en los años 30, aparece aquí como Venus; también acusa la edad, pero en su caso molesta menos que la Musial. De los cantores, destaca especialmente el buen Biterolf de Hanns-Heinz Nissen (que no debe confundirse con el famoso Hans Hermann Nissen, el Hans Sachs en los Maestros de Toscanini). Nada especialmente reseñable en el resto, ni en el Walther de Liebing ni en el Heinrich de Erich Zimmermann (el David de los Maestros de Furtwängler-43), apenas discretos todos ellos, así como el Pastor de Alice Zimmermann.

El “bonus” consiste en cuatro tomas, todas ellas con buen sonido, y en ellas la voz de Suthaus se muestra quizás demasiado heroica para el “In fernem Land” de Lohengrin, y más ajustada a estilo en los dos fragmentos de Tiefland de D’Albert y en el dúo con Anmeris de la Aida (a pesar de estar cantada en alemán este último). En resumen, una edición para wagnerianos y coleccionistas cuyo mayor interés está en Suthaus y (en parte) en el joven Fischer-Dieskau.

Angel Riego Cue

Rating
(8/10)
User Rating
(4/5)
Media Type/Label
Melodram
Gebhardt, Walhall Eternity, Line, OOA
Get this Recording
Donate $5 to download flac
Buy the CD
Technical Specifications
277 kbit/s VBR, 44.1 kHz, 340 MByte (flac)
Remarks